sábado, 23 de mayo de 2015

Una historia de amor: Jugar a solas

Hace aproximadamente un millón de años os comenté que había empezado a jugar a solas por falta de tiempo, grupo y demás. En aquel momento lo tomé como un experimento, por un lado, y también como una especie de metadona rolera, por qué no decirlo: a fin de cuentas no quería jugar de ese modo "en sí mismo", sino como un sustitutivo de la mesa.

Hoy, sin embargo, he terminado una campaña (la del esquimal y el brujo) tras 32 sesiones, y tengo dos más en marcha y un sinfín de inicios que se quedaron por el camino, y tengo que reconocer que es una forma de juego que ya tiene un lugar claro en mi corazoncito, sin comparaciones. De hecho, una vez me inventé una excusa para rechazar una partida de mesa y poder jugar por mi cuenta... :P

Os recordaré que obtuve conclusiones positivas a pesar de todo, ya que se logra un control sobre la historia que no se tiene de otra manera, sobre todo en cuanto a la imaginería y el ambiente que rodea a las partidas: jugando en mesa hay momentos en los que una propuesta de otro jugador, un chiste, una interpretación de un pj o de una situación, una salida de tono... te pueden descolocar de manera bastante disruptiva, y eso en principio es más difícil que te pase contigo mismo.

Pero mi principal preocupación seguía siendo cómo lograr que el asunto siguiera siendo un juego y no se convirtiera en la sesión de escritura de una paja mental. Así que intenté localizar qué espectos de los juegos me interesaba mantener, y acabé con esto: necesito que se pueda perder, de manera que debe haber bandos y debe haber reglas que limiten el abanico de opciones entre las que debo decidir.

Y aquí empezó la odisea de pruebas de sistemas, intentando sintonizar con alguno.

Mythic Game Master Emulator (GME)
GM Emulator posiblemente esté en el podio de los juegos para un jugador más reconocidos. Tiene tres pilares fundamentales:


- La tabla de Destino: se trata de una tabla a que responde a preguntas con un "sí" o un "no" en base a una tirada de un d100 en la que tú decides lo probable que sea algo según lo que te interese.


¿Hay guardias apostados en el patio? Si estás en una cárcel es Muy Probable, por lo que debes tirar contra un 80% y SÍ habría guardias con un resultado menor; si se trata de un crucero solo sería algo Posible, por lo que tirarías contra un 40%.

A partir de aquí es fácil imaginar la sencillez con la que se puede crear una una situación o un personajes: es cuestión de dirigir a la tabla las preguntas que harías a tu DJ y acatar los resultados de las tiradas. Además GME señala que puedes crear con él las escenas, pero puedes tratar de resolverlas con el sistema de tu juego favorito, haciendo sitio así a los planos, miniaturas y ataques de oportunidad de Pathfinder si te apetecen, o a la carretilla de dados y la contabilidad de Esencia de Exaltado, los MMR de RuneQuest, etc. 

- Los generadores de sentido.
Claro, lo anterior te sirve si ya tienes cosas en mente que se puedan responder con sí o no, pero ¿y si no es así? ¿Y si necesitas más contenido? Para eso GME te proporciona tablas con palabras que te puedan servir como fuente de inspiración.

¿Qué quiere el villano? es una pregunta que con una respuesta como "Destruir"+"Confianza" dará lugar a una aventura diferente a la que surgiría si la respuesta hubiera sido "Dividir"+"Intrigas".

Naturalmente puede ocurrir que cierta combinación no dispare una respuesta en tu mente, así qe siempre puedes volver a tirar.

- Las escenas inesperadas.
Plantear una escena es tan fácil como hacerlo con un DJ: si quieres hablar con el senador Miller posiblemente trates de empezar una escena en su casa, su oficina, su club. Pero, ¿verdad que a veces tu DJ te sorprende con algo que ocurre por en medio y te aparta de tus planes? A lo mejor eres asaltado por la mafia o un atractivo muchacho sale de un cabaret y se mete en tu coche para pedirte que lo saques de allí. Es una sensación muy agradable descubrir que el mundo a tu alrededor tiene vida propia, y GME trata de implementarla mediante las escenas inesperadas.

Tiene un funcionamiento muy sencillo: hay Factor Caos con un número del uno al diez que representa la probabilidad de que ocurran eventos inesperados, y que va incrementándose a medida que trasncurre la partida. Teniendo eso en mente, cuando va a comenzar una escena se lanza un dado y si el resultado es menor que el Factor Caos algo nuevo ocurre.

Y lo bueno del asunto es que no nos dejan a nuestra suerte: hay una serie de tablas que nos indican de qué va tratar ese evento. Son cosas muy generales (Un PNJ conocido sufre de alguna manera - Aparece una señal de una terrible crisis - Un PJ gana algo -...), pero sirven para disparar ideas en cierta dirección y, si aún así seguimos en blanco, podemos rellenar los espacios en blanco con los generadores de sentido o la tabla de Destino. De esa manera la visita al senador puede verse truncada porque:

... te llaman porque hay un incendio en la oficina de tu hermana.
... la marca de alfombrillas de ducha Clearex te informa de que tienes quince minutos para llegar a la radio y ganar un fantástico premio.
... la carretera se resquebraja y empieza un terremoto
... el senador  recibe una llamada y, después de colgar, se levanta la tapa de los sesos con un .38
En fin, ya veis: el cielo es el límite.

¿Por qué no se convirtió en mi sistema definitivo?
Bueno, no os sorprenderá que, siendo potente y divertido, GME no me colmara por completo.

El asunto principal es que siendo un buen generador de respuestas y sutuaciones,este sistema no me proporciona herramientas para crear una historia según los cánones de un género. Me da la sensación de ir de aquí para allá entre eventos discontinuos, como si estuviera en un sandbox de esos de ver qué hay en cada hexágono, y eso no es algo que me interese jugar (DISCLAMER BUENROLLISTA: aunque entiendo, me alegra y apoyo a quien quiera jugar eso). Yo quiero que el sistema me automatice y me garantice cierta épica o cierto tema clásico, y que apoye la imaginería del género que esté jugando, y GME es totalmente neutro al respecto.

Por otro lado, también me gusta que haya decisiones entre las que deba elegir dadas de antemano, que no tenga que crear de la nada. Algo así como las opciones prefijadas de los Powered by Apocalypse en los movimientos... Un Elige tu propia aventura ocasional, vamos, y eso tampoco lo tiene GME, así que, aunque lo uso a menudo, he debido enriquecerlo y aliñarlo a mi gusto, como os explicaré más adelante.

En posteriores entregas:

¡Los Rory Cubes!
¡The Covetous Poet´s Adventure Creator and Solo GM Guidebook!
¡La memoria y el problema de escribir!

¡Y mucho, mucho más!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada